(En colaboración con “Tiburón Negro”)
Texto por Juana Mansilla

Existe en el artista una intención de integrar disciplinas, conocimientos, técnicas, categorías, medios, herramientas, conceptos y emociones. Está en su naturaleza. Crear ilusiones.

Su obra nace desde la matemática y es utilizada para crear universos geométricos que dibuja con la técnica del moiré. Explorando los movimientos del espectador, las interferencias cromáticas y el uso de la programación por computadora, crea formas y significados. El soporte de las piezas determina el espíritu de la creación. La transformación del cuerpo de su obra es a través del desplazamiento físico del espectador en el espacio.

Los procesos normales de la visión son puestos en duda para que se vea algo que realmente no existe. Su búsqueda artística es incitar a la curiosidad visual.

Arcobaleno se define como una ilusión:
Científica desde la utilización de las herramientas.
Óptica desde la materialización de la obra.
Emocional desde la experiencia de cada espectador.
Infinita, dada por el color.
Energética.

Arcobaleno es una propuesta para interactuar con imágenes que sólo se completan y se definen en tanto la presencia de un otro.

Posibilidades animadas.